Google+ Followers

Translate

Contador de visitas

jueves, 26 de septiembre de 2013

Controversial caso del Dr. Chirinos.

Jamás nadie se imaginaría y me incluyo, que un exitoso doctor reconocido mundialmente en el ámbito de la psiquiatría fuese capaz de cometer un asesinato contra una de sus pacientes, escalofriante es este caso estremecedor que sucedió en Venezuela algo que dejó a la población venezolana en shock por así decirlo, siendo sincera a mi no me sorprendió mucho, el día que leí la biografía de Edmundo Chirinos me di cuenta que era una persona ambiciosa, fantasiosa y aunque muchos no lo crean, mitómana. Es un ser que siempre soñó con lo grande y no digo u opino que no lo haya logrado, porque fue rector de la universidad más prestigiosa del país y fue candidato presidencial, pero para él, eso nunca fue suficiente. Él siempre imaginó ir más allá de las cosas, en su afán de lograrlo lastimó a mucha gente incluyéndose él. Desde pequeño soñó con ser “grande” y con tener una vida que sus padres no podían darle, cuando entró a la universidad se unió a diferentes grupos estudiantiles y creó diferentes sistemas de educación. Cuando llegó al rectorado ningún estudiante lo quería, aunque él en algunas entrevistas afirme lo contrario.

   Estudio varias maestrías de neuropsiquiatría y psicología en diferentes universidades estadounidenses, se casó con una mujer judía y al año se divorció, tiene dos hijos con dos mujeres diferentes y no permite que vivan con él, ¿Cómo puede una persona no tener instinto paternal? En su autobiografía dicen que lo único que le apasionaba era ver que había más allá de la locura y la muerte (podemos darnos cuenta que padece de un desequilibrio mental). En cuanto a su carrera médica puedo afirmar que trató tanto a Hugo Chávez como a su esposa en ese entonces Marisabel Rodríguez de la que se hizo muy amigo. En su momento tuvo una carrera brillante y llena de excelencia, él mismo se encargaba de su clínica psicológica en la que recibía pacientes de todas las edades con distintos padecimientos, pero lo que más le gustaba, era tratar a pacientes con esquizofrenia.

   Teniendo una carrera tan brillante es difícil creer que haya planeado y ejecutado un asesinato, pero aunque él lo niegue hasta la muerte, él fue el agresor y homicida de Roxana Vargas. Roxana fue a una de sus consultas porque tenía conflictos con su peso y en algunas ocasiones había intentado suicidarse. Su madre la llevó confiada a la consulta del reconocido doctor sin saber que literalmente, el remedio sería peor que la enfermedad.´

   En la primera consulta el doctor le realizó a Roxana una serie de preguntas y con eso le dio el supuesto diagnóstico médico a la madre de la misma. Al decirle que su hija sufría de “esquizofrenia” sintió que debía hacer todo lo posible para buscar su recuperación y bienestar. El doctor le sugirió que con una “cura de sueño” ella iba a estar bien, a lo que la madre accedió. Al otro día cuando llegaron para aplicar la técnica, sólo Roxana pudo pasar al consultorio, allí el doctor le comenzó a hablar más de cerca y a acariciarle los labios, lo que a Roxana le gustó. En la cura de sueño el doctor aprovechando que su paciente se encontraba dopada, la violó y le tomó fotos desnuda. Al llegar a su casa Roxana nota un leve sangrado vaginal, su madre se preocupa pero ella la tranquiliza diciéndole que eso sería un síntoma secundario de la cura de sueño.

   Desde ese momento entre ella y el doctor comienza una complicada relación amorosa por así decirlo, ya que en mi opinión el doctor era quien tenía el mando de la relación.

   Roxana comenzó a escribir todo lo que vivía con el doctor en su diario, allí relataba como él le escribía y todo lo que le exigía. En cuanto la mamá se enteró de todo la cambió de psicólogo.

   El cambio de psicólogo fue algo que no funcionó ya que el mismo doctor Chirinos llamó a su nueva doctora y le exigió que no revisara más a la paciente o se atuviera a las consecuencias. La nueva psicóloga atemorizada no la atendió más y ella volvió a las consultas del doctor Chirinos.

   Después de unos meses de “relación” ella lo amenazó con revelar a la prensa que lo que él hacía era dormir a sus pacientes para luego violarlas y tomarles fotos desnudas, él le dijo que no lo hiciera porque incluso sería capaz hasta de matarla para que nada de eso saliera a la luz.

   El 21 de Julio ella salió con lo que para ella era “el amor de su vida, Mariano” (Mariano era un compañero de clases de su hermana mayor), estando en el centro comercial, Roxana comenzó a recibir llamadas del doctor Chirinos. De allí nadie más supo de ella. Fue encontrada muerta tirada en un basurero de Parque Caiza y al realizarle su autopsia se determinó que su muerte fue a causa de un homicidio.

   Ahora se preguntarán, ¿Cómo se presume que un reconocido doctor es el culpable del asesinato? Al atar cabos sueltos se llega a esa conclusión, en mi opinión personal él es el culpable aunque él diga lo contrario. Mis razones para acusarlo son que, él fue la última persona que se encontró con Roxana y además tenía suficientes motivos para asesinarla.

   La prueba contundente del caso fue la sangre encontrada en el diván del consultorio de Edmundo Chirinos a través de una prueba con luminol, también se encontró uno de los zarcillos que la víctima llevaba puesto ese día.

   ¿Qué más prueban requieren?, Dos años duró el juicio contra el doctor Edmundo Chirinos que aunque durante todo ese tiempo el acusado se declaró inocente de todo cargo, la sentencia recibida fue: culpable de asesinato. Fue condenado a 20 años de prisión que actualmente está cumpliendo en su residencia y no en la cárcel que le fue asignada.

   Es increíble como existen tantas personas sin ética en el país y resto del mundo. Quién pensaría que un reconocido doctor podría aprovecharse de su profesión para ultrajar y degradar a las mujeres venezolanas.
   Es inimaginable como este doctor pudo planificar y ejecutar ese crimen, nunca nadie lo imaginó. A los 72 años de edad no es común para nadie en este planeta planificar y ejecutar un asesinato contra una joven mucho menor y que por encima de todo era su paciente.

   Y ¿la ética profesional donde queda? ¿Será que la sociedad venezolana se está degradando tanto que ya ni eso tendremos? Una respuesta que se podría dar a todo esto es que el doctor estaba atemorizado de que los medios se enterarán de sus fechorías y aun así eso no es motivo contundente para agredir a otro ser humano.
   A mi parecer, el tipo de persona como Edmundo Chirinos son de esas que nacen con pensamientos suicidas y psicópatas y que los llegan a desarrollar cuando ya han alcanzado las metas que tenían propuestas desde que eran adolescentes.

   Personas sin un poco de sentimientos o de afecto hacia otro ser humano es lo que abunda en este siglo, pero no se equivoquen, no porque no quieras o aprecies a tu prójimo vas a asesinarlo, si fuese así ya no hubiera población humana en el planeta.

   Opino que él pensó que ejecutaría el plan y nadie jamás se enteraría ya que creyó que no dejó ningún cabo suelto y al contrario, al hacer el atentado contra Roxana él quedaría como primer sospechoso ya que era su psicólogo y además de eso tenía una relación amorosa con la ya mencionada.

   A mi parecer, a pesar de todas las pruebas presentadas ante el tribunal, la sentencia que se le asignó al doctor fue demasiado débil o baja. ¿Cómo a un autor y ejecutor de asesinato le van a asignar 20 años de cárcel que puede cumplir en su casa? Eso es algo super ilógico, no sé si fue que el juez a cargo estaba comprado por Chirinos o si le pareció justo esa condena.

   Lo cierto es que nada de lo que se haga ahora se compara con el dolor que sintió la familia de la víctima, un dolor que les tomará algunos años ir superando. Imagínense, si a mí me duele que sólo estoy interesada por el caso, como no le dolerá a su madre que la tuvo en su vientre 9 meses y la apoyó en toda su vida. Con todo lo que pasó los invito a la reflexión, no sean tan inhumanos y jamás dejen de sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario